Conoce el imperio de los sentidos

Publicado el 22 de diciembre, de 2017
Imagen del Post

El imperio de los sentidos 

Hoy en día los consumidores necesitan algo mas, más producto, mas descuento más publicidad, mas servicio, sin embargo, eso se los puede dar cualquier empresa. Si tu objetivo es crear un vínculo fuerte ve más allá. Reina en el imperio se los sentidos, tienes que utilizar el marketing sensorial.

¿Por qué utilizar el marketing sensorial?

La razón es sencilla: diversos estudios científicos señalan que los sentidos generan mayor impacto en las ventas. Nosotros  podemos recordar el 1% de lo que tocamos, el 2% de lo que escuchamos, el 5% de lo que vemos, el 15% de lo que degustamos y el 35% de lo que olemos.

Los recuerdos fijados a través de emociones y sensaciones son mucho más estables y duraderas, cuando estas emociones están fijas  fuertemente en nuestra memoria se convierten en un medio para captar, o fidelizar clientes, y ocurre el marketing sensorial.

Por ejemplo: ¿Por qué una panadería huele a pan, y sin embargo en un centro comercial, en la zona de pescados no huele a pescado? Efectivamente el olor a pescado es más fuerte que el olor a pan. Sin embargo la respuesta es simple el olor a pan vende, atrae, el del pescado desagrada y provoca rechazo. Eso es el marketing sensorial. El aroma a pan recién hecho es un olor agradable y hay que potenciarlo, sin embargo el olor a pescado hay que camuflarlo y evitarlo. Para compensar los estímulos  que recibimos a través del olfato, la temperatura de la pescadería es más baja que en la panadería .olfato vista y tacto conjugados de una determinada forma para cuando estemos en la zona de pescados nos resulte agradable la compra, y conjugados de forma distinta para cuando estemos en la zona de panadería nos resulte igual de agradable.

¿Cómo vender a través de los sentidos? 

Tradicionalmente para lograr atraer un cliente las empresas se han valido de la vista y del oído  a través de la publicidad, también del gusto, a través de promociones y degustaciones en el punto de venta. Sin embargo, es demasiado básico para el marketing sensorial, se debe continuar ejecutando, por lo tanto debemos conseguir que el cliente tenga una sensación.

Vender a través del oído. La música puede ser la primera táctica utilizada para potenciar nuestros sentidos. El marketing auditivo, mejora el ambiente de trabajo, elimina el silencio, genera imagen de marca y  también gestiona el  flujo de clientes. Por ejemplo, en los gimnasios el marketing auditivo es fundamental, por eso  suele haber música motivadora para que los clientes no se vengan abajo en su entrenamiento.

Vender a través del olfato. Nuestra nariz es capaz de distinguir hasta 10.000 olores diferentes, el campo de alcance se amplía enormemente. 

La relación entre olfato y memoria se explica por su conexión al sistema límbico, uno de los centros emotivos del cerebro. Por eso muchos negocios se están sirviendo de los olores y aromas para potenciar sus ventas. El olor a palomitas en la entrada de los cines es uno de los más evidentes, pero no el único: el de pan recién horneado en los supermercados, el de café molido en algunas franquicias de cafeterías…

Es tal el empuje del marketing olfativo que en los últimos tiempos muchas marcas están apostando por él, aunque sus productos, de entrada, nada tengan que ver con la nariz.  

Vender a través de la vista. El 90% de la información que percibe nuestro cerebro es visual. Este es, por tanto, el sentido más evidente y eficiente a la hora de comprar y vender. Todos los comerciales saben que el primer impacto visual es decisivo para la aceptación de un producto y, por tanto, para su adquisición. Los colores, las formas, la distancia y el tamaño de los artículos son objeto de estudio ya que pueden influenciar en el consumidor y se utilizan de manera consciente para promover algunos productos según objetivos y públicos concretos.

Nosotros captamos rápidamente lo que se presenta ante nuestros ojos, porque el cerebro procesa la información visual 60.000 veces más rápido que los textos. De ahí que la tendencia actual sea prescindir de las palabras y frases logotipos y buscar el impacto visual mediante una imagen atrayente. Las grandes pantallas que se colocan en algunos edificios que no paran de pasar vídeos con los artículos a la venta.

Además, la vista resulta imprescindible en las estrategias de marketing actuales. El entorno online ha sido decisivo para el desarrollo de estas estrategias. Y es que la adaptación del marketing a estos medios,  internet, redes sociales,  ha encontrado en las imágenes un gran vínculo con los consumidores. Las personas somos capaces de recordar el 80% de las imágenes y sólo el 20% de los textos

Vender con el gusto. El sentido del gusto es considerado como un “mix” que combina las características de los anteriores, sobre todo con el olfato.

Por el sabor se hace característico un producto. Si un alimento no nos gusta, lo recordaremos más fácilmente que si produjeran un sabor agradable ya que si no nos gustó iremos con cuidado para no volverlo a consumir.

Este sentido es un buen reclamo para el sector de la hostelería y de alimentos. Por ejemplo algunos productos son lanzados al mercado con muestras gratuitas y si compras finalmente, te obsequian con descuentos, sorteos, regalos instantáneos

Vender con el tacto. Antiguamente, muchos productos no se podían palpar, incluso innumerables carteles nos prevenían de poner nuestras manos sobre ellos. Las cosas han cambiado y ahora los consumidores quieren tocar lo que compran, tienen una gran necesidad de sentir, comprobar no sólo sus funciones, sino su suavidad o peso, se ha convertido fundamental en la decisión de compra.las cosas han cambiado ahora los consumidores quieren palpar tocar lo que compran.

La importancia del tacto en la venta de artículos depende de la tipología de los mismos. Y si bien en algunos su incidencia es escasa, en otros es esencial. Todos tocamos una prenda, acariciándola, para comprobar si su tejido nos gusta, o la piel de un sofá antes de adquirirlo. La textura, el material o la forma nos transmiten sensaciones como confort, innovación, calidad que son vinculadas directamente al producto. Además a, través del tacto se activan las endorfinas y se segrega exotoxina que genera una sensación de bienestar  

Esto ocurre también con todo tipo de aparatos electrónicos y tecnológicos. Los estímulos táctiles ofrecen una información inesperada, que ha demostrado aumentar el grado de persuasión publicitaria, siempre que se adecúen al mensaje, es decir, a lo que se quiere transmitir con el producto. Por eso, mientras antes no dejaban tocar algunos artículos, ahora el marketing táctil es todo un reclamo, ya que permite interactuar con el cliente. Una experiencia que, según algunos estudios, contribuye a crear una determinada familiaridad e intimidad entre el producto y el consumidor.

En conclusión el marketing sensorial utiliza los recursos habituales y cotidianos, explotándolos de forma planificada y programa, creando experiencias concretas. Es por esa razón que nuestro cerebro asocia y fija un recuerdo fuertemente.




Anuncio

Escrito por Thuru Team
Administrador Root

Suscríbete al blog

E-mail:

Dudas?

Escríbenos a:

info@thuru.la

oficina.png
Of. AQP

Urb. Campiña Paisajista. Ed. El Pinar del Rio. Dep 105 
Arequipa - Perú

oficina.png
Of. LIM

Av. Javier Prado 6330 Piso 3. La Molina
Lima - Perú

Llamanos.png
Llámanos

Celular: 959 504 418
Oficinas: 054 398761

Conocenos
Conócenos

Nuestro Blog
Asesores

Top